oct
20
2014
Banner
Una cámara de videovigilancia registró una feroz golpiza a un joven a la salida de un pub

 

AUDIO: NICOLÁS ANZULOVICH (JEFE DEL PROGRAMA INNOVACIÓN TECNOLÓGICA)  

AUDIO: CARLOS BEA (PADRE DE FABIO BEA)

Un grupo de al menos 15 personas - entre hombres y mujeres - golpeó salvajemente a un joven de 18 años el pasado sábado a la madrugada, a la salida de un pub, en la intersección de las calles Falucho, Lavalle y Avenida Illía.

El herido fue identificado como Nahuel Gustavo Godoy, domiciliado en el barrio Eva Perón. El muchacho permanece internado en terapia intensiva del Hospital San Luis, con respirador artificial y coma inducido. Fue intervenido quirúrgicamente el domingo a las 17, ya que presentaba un coágulo de sangre en su cabeza.

En el marco de la investigación que lleva adelante la Comisaría Seccional Primera, las imágenes registradas por una cámara de video vigilancia instalada en la zona permitió tener una secuencia de los hechos acontecidos esa madrugada.

Nicolás Anzulovich, jefe del Programa Innovación Tecnológica del Ministerio de Relaciones Institucionales y Seguridad, explicó que en el momento de los incidentes “el operador inmediatamente visualizó el disturbio a la hora 6.45 y toda la secuencia, que fue grabado en su totalidad, son más de 40 minutos de grabación”.

Una vez que Godoy fue asistido y trasladado en ambulancia al Complejo Sanitario, personal de la dependencia policial se acercó al centro de monitoreo para pedir una copia de la grabación que le permita encaminar la investigación.

“En el centro de monitoreo además de los operadores se encuentra personal policial que fue quien inmediatamente dio aviso vía radio de este hecho”, detalló Anzulovich.

La intervención de la Policía en el momento de la gresca impidió que las consecuencias fueran aún mayores. De todos modos, no hay hasta el momento ningún detenido por la agresión al joven.

El recuerdo del Caso Fabio Bea: “Se vuelve a repetir la historia”

El hecho acontecido este fin de semana trae a colación nuevamente el caso de Fabio Bea, aquel estudiante universitario de 24 años que recibió una golpiza a la salida de un boliche y murió a las pocas horas.

Carlos Bea, padre de Fabio, lamentó que “se vuelve a repetir la historia, a pesar de todo lo que ha pasado no se ha podido cerrar todavía un sistema de prevención; es muy poco lo que se ha aprendido”.

La muerte de Fabio se produjo el 29 de julio de 2002 tras recibir, entre otros golpes, un puntapié en la zona temporal del cráneo.

Por su asesinato fueron condenados los integrantes de la patota que lo atacó, entre ellos Justo Javier Ontiveros quien recibió la pena de 14 años de prisión como responsable de Homicidio Simple.

Con el correr de los años, Ontiveros comenzó a recibir los beneficios de salidas transitorias del Servicio Penitenciario Provincial. De hecho, luego de superar el 50 por ciento de la condena comenzó a estudiar Abogacía en la sede de Villa Mercedes de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora.

También contaba con permisos de salida para los fines de semana, donde se trasladaba a la segunda ciudad de la provincia hasta el 2011.

A mediados de noviembre de ese año, Ontiveros salió del penal con otro beneficio: “Semi libertad bajo palabra de honor”, que le permitía retirarse con la promesa de regresar. Lo podía hacer de lunes a jueves, entre las 7 y las 19, ya que solo le quedaban 15 días para empezar a gozar de la Libertad Condicional.

Esa vez el retorno se demoró y la Policía lo encontró dentro de un inmueble al que había llegado para retirar algunas pertenencias de la ex pareja de la propietaria de la vivienda. Para ingresar, rompió una puerta, junto a otras dos personas, y se disponía a llevar los objetos.

Fue imputado en la causa caratulada “robo calificado en poblado y en banda”.

Una cámara de videovigilancia registró una feroz golpiza a un joven a la salida de un pub