A dos meses del crimen del expiloto Carlos Garrido: el sospechoso sigue libre y la familia exige justicia

El expiloto de Turismo Carretera Carlos Garrido (66) fue asesinado el pasado 29 de abril en Mar del Plata y el principal sospechoso por el crimen, su casero Osvaldo Asebedo (35), está imputado por homicidio, pero todavía sigue en libertad. “Está dando vueltas por todo Balcarce mientras mi papá ya no está más”, lamentó Diego, hijo de la víctima, en diálogo con TN.

Desde el comienzo de la investigación, Asebedo siempre estuvo bajo la mira, aunque todavía no hay pruebas suficientes para que lo arresten. La Justicia espera informes y pericias para poder avanzar en la causa.

“Se lo imputa porque a metros del lugar del hecho apareció el auto de Garrido prendido fuego con dos celulares calcinados adentro. Estamos viendo si se les pueden hacer pericias”, explicó a este medio el abogado de la familia, Maximiliano Orsini.

¿Quién estaría involucrado en la causa? una expareja con antecedentes

El 11 de febrero de este año, la expareja de Garrido, Cardozo, lo denunció por “amenazas”, por lo que el expiloto se tuvo que ir de la casa que compartían. Además, se le puso una restricción de acercamiento, de acuerdo a lo que surge de los archivos de la comisaría N°8 de Mar del Plata

Sin embargo, Cardozo recibía amenazas telefónicas, en las cuales Garrido le decía que le iba a romper la otra pierna a tiros a Asebedo (se refería a la derecha, ya tiene un problema en la rodilla izquierda desde hace un tiempo). Esto tenía que ver con que el excorredor se habría enterado de que su ex, al parecer, tenía una relación con el ahora imputado.

Es por este motivo que una de las principales hipótesis sería que la diferencia personal que mantenían ambos haya desencadenado en el móvil del crimen.

La defensa del casero Osvaldo Asebedo

Horas después del crimen, Asebedo dijo ante la Policía que estaba en la casa de campo (donde Garrido no estaba viviendo tras la restricción) cuando un hombre llamó a la puerta. De acuerdo a sus palabras, abrió e inmediatamente fue agredido.

Siempre según su relato, peleó contra esta persona y luego perdió el conocimiento, aunque luego se determinó que no tenía golpes que justificaran su pérdida de conocimiento. Unos 40 minutos después, sostuvo, salió y vio en el piso sin vida a su patrón, Garrido, afuera de la casa principal.

“Por un corte en la mano no se va a desangrar, había cuatro gotas de sangre. Todo lo que dice es falso”, apuntó Diego, el hijo de Carlos. De la misma manera, detalló: “Mi papá se bajaba del auto y hacía cinco o seis pasos para ingresar a la casa. Lo matan antes de entrar y lo arrastran por la galería hasta llegar donde dejaba el auto. Asebedo estaba solo y no lo pudo subir al auto. La idea era quemarlo a mi papá dentro del vehículo”.

El parte policial al que accedió TN detalla que en la vivienda, que solo tiene una entrada y salida de autos, no había desorden. Al mismo tiempo, tampoco existen cámaras de seguridad.

Carlos Garrido era el expiloto de TC que asesinaron en Mar del Plata

Desde muy chico, Garrido, que nació en Mar del Plata, había demostrado su pasión por los autos y ya a los 18 años corría en categorías zonales a bordo de un Chevrolet. Su mayor brillo se dio entre los años 1986 y 1988, cuando ganó tres títulos consecutivos en el TC del Sudoeste Clase A.

Según indicó el sitio SoloTC, el desembarco de Garrido en el Turismo Carretera se produjo en 1987 en una carrera en el autódromo de Buenos Aires. Aquel día llegó en el puesto 12°. El marplatense pasó más de una década en el TC, aunque con algunas intermitencias, y llegó a ganar dos carreras, ambas en 1997. Un año después dejó la categoría.

Fuente: TN