El dato inflacionario “empieza” a generar una referencia de precios

El economista, Mariano Cozzolino, explicó que, a partir de la baja en el Índice de Precios que publica el INDEC, la gente “tiene una referencia de precios”, algo que no pasaba desde el mes de noviembre “porque no teníamos idea de cuánto valían las cosas”.

La inflación a nivel nacional de mayo fue del 4,2%, mientras que en la provincia de San Luis llegó al 3,6%.

Cozzolino resaltó que esta baja en los índices se debe, sobre todo, “a los dos caballitos de batalla que tiene el Gobierno (de Javier Milei): el déficit cero, el equilibrio fiscal,  que conlleva que no tengas emisión monetaria, que era uno de los mayores causantes de la inflación en los gobiernos anteriores; y un ajuste como pocas veces hemos visto en la historia”.

“Obviamente que el costo que hay que pagar de semejante ajuste, con la caída de las jubilaciones en un 35%, de los salarios en un 20%, en la obra pública un 90%, las transferencias a las provincias en un 74%, hizo posible que se lograra la inflación a la baja, pero con el costo de la recesión en la actividad económica”, señaló.

Esta caída de los ingresos deriva en menos consumo y, por lo tanto, “no se pueden ajustar los precios, porque no hay tantas ventas”, indicó el economista.

En este panorama, Cozzolino explicó que “se empieza a tener una referencia de precios, que se había perdido entre noviembre y febrero; a uno que le toca ir al supermercado todas las semanas, empieza a tener alguna referencia, no se vienen aumentos todos los días”.

También advirtió que, si bien se alcanzó cierta estabilidad en los precios, todavía faltan más ajustes. “Se vienen ajustes fuertes en electricidad y también en las naftas”, recordó.

“Todavía falta para la estabilidad; la baja es importantísima, porque se hizo en pocos meses, pero el valor es muy alto. Eso es lo que hay que empezar a bajar”, sentenció.