El otro lado de la inteligencia artificial: dos actores acusan a una empresa de clonar sus voces para usarlas en una app de doblaje automático

Dos actores de doblaje demandaron el jueves a la empresa de inteligencia artificial Lovo ante un tribunal federal de Manhattan, acusándola de copiar ilegalmente sus voces y utilizarlas sin permiso en su tecnología de voz en off de inteligencia artificial.

Paul Lehrman y Linnea Sage afirman en la demanda colectiva propuesta que Lovo, con sede en San Francisco, está vendiendo versiones de IA de sus voces sin permiso después de engañarlos para que proporcionaran muestras de voz a la empresa.

Los actores, que solicitan una indemnización de al menos 5 millones de dólares para el grupo, acusan a Lovo de fraude, publicidad engañosa y violación de sus derechos de publicidad.

El caso es el último de una creciente oleada de demandas de alto riesgo en las que se acusa a empresas tecnológicas de utilizar indebidamente contenidos como libros, artículos de noticias y letras de canciones para alimentar sistemas generativos de inteligencia artificial, como es el caso de los escritores Paul Tremblay y Mona Awad, y la actriz y comediante Sarah Silverman, quienes en 2023 demandaron a la empresa de inteligencia artificial OpenAI, responsable del desarrollo de ChatGPT, por haber usado sus obras sin permiso para entrenar su modelo de lenguaje.

“Queremos asegurarnos de que esto no le ocurra a otras personas”, declaró a Reuters el abogado Steve Cohen, del estudio Pollock Cohen, que representa a los demandantes. Los representantes de Lovo no respondieron inmediatamente a una solicitud de comentarios.

Según la demanda, Lehrman y Sage fueron contactados en el mercado de trabajo freelance Fiverr para realizar trabajos de locución para clientes anónimos. A Lehrman le dijeron que su voz solo se utilizaría para un “proyecto de investigación”, mientras que a Sage le dijeron que su voz solo se utilizaría con “guiones de prueba para anuncios de radio”, según la demanda.

En lugar de ello, Lehrman escuchó más tarde versiones de su voz reproducidas por IA en videos de YouTube sobre material militar ruso y en un episodio de podcast sobre “los peligros de las tecnologías de IA”, según la demanda. La voz de Sage se utilizó para locutar material promocional de Lovo.

Lehrman se enteró más tarde de que su cliente de Fiverr era un empleado de Lovo, según la demanda. Los actores presentaron la demanda en nombre de un grupo propuesto de personas cuyas voces también se acusa a Lovo de utilizar indebidamente. Según la demanda, el sitio web de Lovo también ofrece voces de imitadores de famosos con nombres como “Barack Yo Mama”, “Mark Zuckerpunch” y “Cocoon O’Brien”.

Fuente: La Nación