Investigan a un ex jugador del Barcelona por hacerse pasar por su hermano gemelo

Es la historia del año e incluso de la década en el mundo del deporte. El Dínamo de Bucarest ha abierto una investigación después de sospechar que Edgar Lé, un ex jugador del Barcelona que ficharon hace unos meses, realmente es su hermano gemelo Edelino, que se estaría haciendo pasar por él desde su llegada al club rumano. Parece surrealista pero a falta de confirmación oficial parece que todo es verídico. En el club comenzaron a hacerse preguntas después de conocer que no hablaba inglés a pesar de haber jugado en media Europa y negarse a mostrar su identificación.

Esta historia es tan genial que merece una gran precisión a la hora de contarla. Todo comenzó el pasado mes de enero, cuando el Dinamo de Bucarest, que está luchando por no bajar a Segunda División, acudió al mercado de fichajes para hacerse con Edgar Lé, un futbolista de Guinea-Bissau de 30 años que en su día jugó en la cantera del Barcelona y que en los últimos años se había recorrido media Europa jugando en Belenenses, Lille, Nantes, Trabzonspor o Feyenoord.

Hasta ahí todo en orden. El ex canterano del Barcelona, formado en el Sporting de Portugal, debutó el pasado 23 de febrero con su nuevo equipo en el que había disputado cinco partidos hasta la fecha. Todo hasta que en el Dínamo de Bucarest han empezado a sospechar que el futbolista que ha estado jugando estos duelos no era Edgar Lé, si no que en realidad se trataba de su hermano gemelo, Edelino, también futbolista profesional formado en Portugal pero que ha tenido menos fortuna durante su trayectoria como jugador.

En Rumanía comenzaron a hacerse preguntas hace unas semanas cuando el presunto Edgar Lé, que había fichado por el club conociendo el inglés, apenas entendía el idioma después de jugar en media Europa y rechazar el coche del patrocinador del club por no querer mostrar el permiso de conducción. En los servicios médicos también detectaron que no hay rastro de una rotura de ligamento que sufrió en su día. Y la más importante: mientras que Edgar juega de central, Edelino lo hace de extremo. Así que parece que, a falta de oficialidad, blanco y en botella. Mientras tanto la investigación sigue abierta.

Investigación del Dínamo Buscarest

Esta historia rocambolesca ha sido contada por el periodista Emanuel Rosu, que habría pedido a Edgar Lé (o a Edelino) que le mostrara su permiso de conducción, propuesta que lógicamente rechazó. Lógicamente, esto ha levantado una gran polémica en Rumanía y Florin Prunea, ex jugador y ex presidente del Dinamo de Bucarest lo ha confirmado.

«Parece surrealista. Me preguntaba si todavía estaría durmiendo. Y comencé a hacer llamadas telefónicas, a hablar con amigos y la noticia es cierta, no lo puedo creer. Nadie lo negó. Supe que tiene un hermano gemelo que también juega al fútbol», afirmó.

Por su parte, el periodista que sacó a la luz la noticia quiso dejar claro a través de las redes sociales que el club sigue con la investigación en curso a falta de confirmación oficial. «No hay confirmación oficial, pero esta podría ser una historia fabulosa. Fuentes del Dinamo Bucarest afirman que Edgar Ie (por ejemplo, Barcelona, ​​Lille, Trabzonspor, Basaksehir, Feyenoord) envió a su hermano gemelo Edelino a jugar en el club rumano. No hay ninguna reacción oficial hasta el momento», escribió.

La historia en el fútbol de los hermanos Lé

Edgar Lé y su hermano Edelino han tenido una trayectoria en el fútbol con distinta fortuna. Nacidos el 1 de mayo de 1994 en Guinea-Bissau, ambos pusieron rumbo a Portugal para labrarse una carrera en el mundo del fútbol con diferente fortuna. Después de incorporarse y destacar en la cantera del Sporting de Portugal, ambos tomaron caminos diferentes hasta parece que encontrarse en el Dinamo de Bucarest.

Edgar Lé pasó del Sporting al Barcelona, donde llegó incluso a debutar en un parido del primer equipo por entonces dirigido por Luis Enrique. Después pasó a la cantera del Villlarreal y ahí inició una carrera por diferentes equipos de Europa que le llegó a pasar por equipos de Francia, Holanda, Turquía hasta llegar (el o su hermano gemelo) a Rumanía en el pasado mercado de invierno.