La NASA prepara la última muestra antes de recibir un asteroide en septiembre

  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura
En este momento estás viendo La NASA prepara la última muestra antes de recibir un asteroide en septiembre

La Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) tiene un equipo de profesionales en el desierto occidental de Utah. Ellos se encuentran en las fases finales de preparación para la llegada de la primera muestra de un asteroide de origen estadounidense, programada para este mes en nuestro planeta.

Este ejercicio de descenso se lleva a cabo después de una secuencia de pruebas previas, que incluyeron ensayos de recuperación de cápsulas, operaciones de ingeniería de naves espaciales y procesos de manipulación de muestras. Estas, se llevaron a cabo a principios de la primavera y durante el verano.

Por qué la NASA recibirá la muestra de un asteroide

El pasado miércoles, se realizó el lanzamiento desde una aeronave de una réplica de la cápsula de recolección de muestras OSIRIS-REx (Orígenes, Espectroscopía, Identificación de Recursos e Explorador de Seguridad) de la NASA, que posteriormente aterrizó en la zona de prueba en el campo de entrenamiento del Departamento de Defensa en Utah.

Esta actividad formó parte de la última evaluación importante de la misión antes de la llegada de la cápsula real el 24 de septiembre, que traerá consigo una muestra del asteroide Bennu, obtenida en el espacio hace casi tres años.

“Estamos a tan solo unas semanas de recibir en la Tierra una porción de la historia del sistema solar, y esta exitosa prueba de descenso asegura nuestra preparación”, expresó Nicola Fox, directora asociada de la Dirección de Misiones Científicas de la NASA en Washington. “El material prístino del asteroide Bennu contribuirá a iluminar los detalles de cómo se formó nuestro sistema solar hace 4.500 millones de años y, posiblemente, incluso a arrojar luz sobre los orígenes de la vida en la Tierra”.

Cómo es la cápsula de la NASA que traerá la muestra espacial

La cápsula lleva consigo alrededor de 8.8 onzas de material rocoso recolectado de la superficie del asteroide Bennu en 2020.

A lo largo de los próximos años, los investigadores se dedicarán a analizar detenidamente esta muestra, con el propósito de comprender los procesos de formación tanto de nuestro planeta como de nuestro sistema solar.

Además, se buscará descubrir el origen de la materia orgánica que podría haber desempeñado un papel en el desarrollo de la vida en la Tierra.

Fuente: C5N