La senadora Lucila Crexell fue denunciada por cohecho

La senadora nacional por Neuquén Lucila Crexell fue denunciada por el delito de «cochecho», tras que se conociera que aceptó un cargo como representante argentina en la UNESCO en la previa a la votación de la Ley Bases en el Senado. En abril, la misma senadora había votado en contra del DNU 70/2023. «Voté en contra del DNU y me dijeron de todo. Ahora, voy a votar a favor de esta ley porque es una herramienta que el Gobierno necesita y el país necesita; y es un pedido de los gobernadores»,

La presentación judicial fue realizada por el abogado Federico Paruolo. En el escrito, el denunciante solicitó que se investigue a la senadora y a «cualquier persona que haya participado del hecho que se denuncia (…) conforme lo establecido en el artículo 256 del Código Penal y en virtud de lo establecido por los artículos IV y VI de la Convención Interamericana Contra la Corrupción».

El artículo 256 del Código Penal establece que «será reprimido con reclusión o prisión de uno a seis años e inhabilitación especial perpetua, el funcionario público que por sí o por persona interpuesta, recibiere dinero o cualquier otra dádiva o aceptare una promesa directa o indirecta, para hacer, retardar o dejar de hacer algo relativo a sus funciones».

¿Un voto a cambio de una embajada?

Horas antes de la apretada votación en la Cámara alta por la «Ley Bases» y el paquete fiscal, la senadora por Neuquén, Lucila Crexell, confesó que el Gobierno le ofreció ser embajadora ante la UNESCO tras la votación.

«Sí, es verdad. Hubo una oferta y hubo una aceptación», expresó la senadora nacional neuquina, aunque aclaró que «no tiene nada que ver con la negociación de la Ley Bases, que se dejó a los gobernadores para que negociaran con el Ejecutivo».

La negociación de Crexell habría sido mano a mano con la vicepresidenta y titular del Senado, Victoria Villarruel. La senadora neuquina llegó al Congreso como parte del Movimiento Popular Neuquino (MPN) y consiguió su segundo mandato en la Cámara alta de la mano de Juntos por el Cambio. Ese pergamino podría no traerle buenas perspectivas para renovar su banca en 2025.

La senadora decidió reconocer la negociación con el Gobierno para conseguir el puesto de embajadora ante la Unesco varios días después de que trascendiera -por varios medios- que de esa designación dependía su voto a favor de las dos iniciativas oficialistas. «Mi formación académica está vinculada a los temas de agenda internacional», intentó justificar la senadora neuquina en declaraciones televisivas. 

La senadora Lucila Crexell fue denunciada por cohecho

La opinión del diputado Pablo Todero

Por su parte, El diputado nacional por Neuquén Pablo Todero cuestionó a la senadora Lucila Crexell por dar vuelta su voto de manera repentina, en medio del tratamiento de la ley Bases  en la Cámara alta, y luego un oportuno ofrecimiento de un cargo millonario como embajadora ante la UNESCO.

Todero dijo que siente “vergüenza”, y agregó en tono lapidario: “De la senadora Crexell nada nos extraña a los neuquinos”.

“Su derrotero político sólo han sido dos elecciones a senadora. En principio con el MPN que luego se fue. Y después del PRO. Que entra como cabeza de lista con el fallecimiento de Pechi Quiroga”, enumeró.

Pero ahí no terminó el zigzagueo. “Después se fue el PRO y armó un bloque personal. Y ahora, desde hace tiempo, trabaja en conjunto con el actual Gobernador de la provincia, Rolando Figueroa”. “Ha hecho un derrotero, siempre jugando de manera personal y más allá de las cuestiones de la provincia de Neuquén. Que pueda perjudicar o beneficiar a la provincia nunca le importó mucho”, dijo.

“En principio, Crexell no ha dicho nada. Dice que ella va a responder al Gobernador. No obstante, ya dio su voto afirmativo ayer. Pero, por otro lado, no sé en base a qué. Porque si hay una provincia a la que perjudica esta ley, y sobre todo el paquete fiscal, es a Neuquén”, finalizó.

Fuente: Data Diario