Mousse de maracuyá: el postre ideal para amantes del dulce y ácido

El mousse de maracuyá es una exquisita y refrescante opción dentro del repertorio de postres, reconocido por su combinación única de dulzura y un toque ácido característico de la fruta de la pasión. Esta delicia tropical no solo conquista por su sabor vibrante, sino también por su textura suave y cremosa que se deshace en el paladar con cada cucharada.

Ingredientes

4 maracuyás grandes o 6 medianos (también conocidos como fruta de la pasión), 1 lata de leche condensada (397g), 1 lata de crema de leche o nata para montar (300ml), 1/2 taza de azúcar (opcional, dependiendo de la acidez deseada), 1 sobre de gelatina sin sabor (7g), 1/4 de taza de agua fría.

Procedimiento

Corta los maracuyás por la mitad y con una cuchara extrae la pulpa y las semillas. Colócalas en un colador sobre un recipiente para separar las semillas de la pulpa. Con una cuchara, presiona para extraer toda la pulpa. Deberías obtener aproximadamente 1 taza de pulpa de maracuyá.

En un pequeño recipiente, espolvorea el sobre de gelatina sobre 1/4 de taza de agua fría. Deja reposar durante 5 minutos para que la gelatina absorba el agua.

En un bol grande, mezcla la pulpa de maracuyá con la leche condensada. Si prefieres una mousse menos ácida, agrega el azúcar en este paso y mezcla bien hasta que todo esté integrado.

Calienta la gelatina hidratada en el microondas o a baño maría hasta que se disuelva completamente (sin hervir). Añádela a la mezcla de maracuyá y leche condensada, mezclando rápidamente para incorporar.

En otro bol, bate la crema de leche (nata) hasta que esté firme y forme picos suaves. Asegúrate de que la crema esté bien fría antes de comenzar a batir para obtener mejores resultados.

Incorpora la crema batida (nata) en dos partes a la mezcla de maracuyá y gelatina, con movimientos envolventes para mantener la ligereza de la mousse.

Vierte la mezcla en recipientes individuales o en un molde grande, según tu preferencia. Cubre con papel film o tapa y refrigera durante al menos 4 horas, o hasta que la mousse esté firme.

Una vez que la mousse esté lista y firme, decora con un poco de pulpa de maracuyá reservada o con unas hojas de menta para darle un toque fresco. ¡Listo! Saborea este mousse de maracuyá refrescante y delicioso, perfecto para cualquier ocasión.

Fuente: Mdz