Quién es Marcin Banot, el «hombre araña» de Puerto Madero que causó revuelo

Marcin Banot es un escalador famoso en el mundo, al punto que es apodado «el hombre araña». En Argentina se hizo tristemente célebre este martes tras escalar el edificio de 30 pisos y 125 metros de altura de Globant en Puerto Madero sin ningún tipo de protección adicional y sostenido solo por sus manos. El hombre, de nacionalidad polaca, hizo que policías y bomberos se movilizaran al lugar.

Autoridades de la Policía de la Ciudad informaron que deberían cobrarle los costos del operativo, aplicarle una multa, además de trabajo comunitario. Al “Spiderman polaco” le colocaron un arnés cuando había llegado al piso 20 de la edificación. Motivado por el lugar de su nueva “proeza”, Banot vestía una camiseta número 10 de Lionel Messi de la Selección Argentina.

El escalador no se resistió y fue trasladado en una patrulla a una dependencia policial. Cuando descendieron al extranjero, lo sometieron a una revisión médica y aseguraron que el individuo se encontrara bien de salud.

El historial del “hombre araña de Puerto Madero”
Marcin Banot tiene un largo trayecto en la escalada urbana. Es muy popular en las redes sociales, con más de 250 mil suscriptores en su canal de YouTube y más de 125 mil seguidores en TikTok. El “hombre araña” logró escalar el Puente Humber de 152 metros de altura, el más alto de todo Reino Unido, para recaudar fondos para una niña que sufría de glioma, una forma de cáncer, en 2018.

Una chimenea de 300 metros en Rumania y el Hotel Melia Barcelona Sky, de 115 metros, así como una serie de Chimeneas de fábrica abandonadas en su región natal de Silesia, fueron sus logros posteriores a su accionar en Gran Bretaña.

«Esta pregunta requeriría una respuesta muy larga, ya que es un tema filosófico, estamos cerca de la muerte desde el momento de nuestro nacimiento; de hecho, morimos todos los días de nuestras vidas», reflexionó en una entrevista cuando le preguntaron si tenía miedo de morirse en una de sus aventuras.

Fuente: Minuto Uno