Singapur se convirtió en un experto del reciclaje con el paso de los años: ¿cómo solucionó su grave problema con la basura?

Singapur se convirtió en una ciudad comprometida con la limpieza vial, el reciclaje y la valorización de la basura, llegando a reutilizarla tanto como se pueda.

Uno de los ejemplos más conocidos es que usan la ceniza que sobra de la quema de residuos, reutilizables para reducir la importación de arena en la política de recuperación de tierras.

Después de que Singapur se independizó de Malasia en el año 1965 tuvo dos serios problemas:

La contaminación en las calles repletas de suciedad, un escenario perfecto para la aparición de enfermedades provenientes de las ratas y los insectos, y un cultivo perfecto para las enfermedades.

La contaminación industrial, por la que la Organización Mundial de la Salud declaró contaminada la zona en el 1967. Las masas de agua estaban extremadamente contaminadas y la deforestación era inaceptable.

Las medidas estrictas de Singapur sobre la basura
En el año 1968, el presidente Lee Kuan Yew llevó a cabo la campaña Keep Singapore Clean, que consistía en colocarle multas a quien ensuciaba. En ese momento, las calles comenzaron a estar limpias, dejando entrever que el problema del país no era por la cantidad de gente que había, sino por la falta de educación.

Singapur solucionó sus problemas con la basura y el reciclado. Foto: EFE.Singapur solucionó sus problemas con la basura y el reciclado. Foto: EFE.

Si bien pudieron controlar la vida urbana, Singapur presentó problemas forestales. Desde el 1819 al 1980 perdió el 95% de cobertura vegetal, y desde ese momento al 2014 terminó con el 90% de los bosques, extinguiendo especies de aves y vegetación. «No quedan bosques naturales en la isla», explicó la Britannica.

Sin embargo, lo que sí lograron fue reciclar una buena parte de la basura industrial, convirtiéndose en expertos en reciclaje. En el año 2012, el proyecto Singapore Green Plan revolucionó la gestión de los residuos y redujo al mínimo aquellos que no eran reutilizables y aprovechó el resto.

Singapur, expertos en reciclaje
En Singapur tratan de reciclar todo lo que se puede. La basura inorgánica se transforma en conglomerados que utilizan industrias como la construcción o en proyectos de recuperación de tierras, aunque esta última fue criticada por su impacto ambiental en la costa. Los residuos orgánicos se procesan para biocombustible y generan calor.

Por su parte, los lodos y las grasas la utilizan distintas industrias, incluida la energética para carbonización. Además, los residuos de construcción se aprovechan para construir o recuperar tierras del mar. La tasa de reciclado de Singapur es del 47%, muy poco, pero se compara con el 13.5% mundial que comparte el Banco Mundial.

Singapur solucionó sus problemas con la basura y el reciclado. Foto: EFE.Singapur solucionó sus problemas con la basura y el reciclado. Foto: EFE.

Si bien, parte de la basura la quema o la utiliza para ampliar territorio (no particularmente sostenible), sí lidera la reducción de basura en los basureros.

Cabe aclarar que todos los países del mundo tienen tareas pendientes sobre los problemas medioambientales, pero Singapur es un ejemplo a seguir respecto al reciclaje tanto doméstico como industrial, y en términos generales del tratamiento de residuos.

Fuente: Planeta 26