Todas las inhibiciones de Independiente en el 2024

El presente de Independiente va más allá de clasificar o no a cuartos de final de la Copa Liga Profesional. La dirigencia del Rojo está entre la espada y la pared, ya que le prometió refuerzos a Carlos Tevez para el mercado de pases de mitad de año, pero primero necesita un «milagro económico» para poder levantar todas las deudas que le impiden incorporar nuevos futbolistas. A continuación, en detalle, las inhibiciones que ya llegaron y las que pueden arribar en cualquier momento.

Las inhibiciones que tiene que levantar Independiente

Por un lado, están aquellas inhibiciones que ya llegaron y, en caso de querer incorporar jugadores en junio, deben cancelar sí o sí. La deuda más alta es con Fernando Gaibor, a quien Independiente compró en 4.200.000 dólares al Emelec, por pedido de Ariel Holan, en 2018. En concreto, el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) determinó que el Rojo debe pagarle al ecuatoriano 2.379.000 dólares por una deuda salarial que reclama. A este monto se suma un interés del 5% anual que está corriendo desde febrero del 2023.

Según el valor, la que sigue en orden es la deuda de 460 mil dólares por el incumplimiento del plan de pagos del préstamo de Facundo Ferreyra desde Tijuana. El club mexicano reclama las dos cuotas de 180 mil dólares que se habían acordado en septiembre de 2023 y otros 100 mil más de penalidad por falta de pago. Esta inhibición está vigente desde este jueves, cuando el TAS informó al Rojo del castigo.

La tercera y, por ahora, última inhibición que debe afrontar Independiente tiene que ver con los derechos de formación de Edgar Elizalde, actual jugador del club. Son apenas dos mil dólares los que el Rojo le debe a Montevideo Wanderers, club del que surgió el defensor uruguayo.

Las inhibiciones que pueden llegar a Independiente para el próximo mercado

Confirmadas, son tres. Pero pueden llegar más inhibiciones a Independiente. Una tiene que ver también con Elizalde y corresponden a la caída del acuerdo económico de casi 400 mil dólares por el pago de sus derechos de imagen. El caso del central charrúa le trajo varios dolores de cabeza a Independiente, que a inicios de año informó que se saldó una deuda que mantenía con Pescara de Italia y que no le permitía contratar refuerzos en el mercado de pases.

La deuda más grande y que está por caer en cualquier momento es la que tiene como protagonista a Gastón Silva. El conjunto de Avellaneda debe desembolsar 2.276.000 dólares que son el resultado del 1.650.000 que Silva reclamó en un principio correspondientes a su sueldo, 296.000 de intereses que corrían desde 2022, y 330.000 de multa por no haber cumplido con el pago inicial. 

Por otro lado, sigue vigente el plan de pagos con América de México para saldar de una vez por todas la deuda por Cecilio Domínguez. En mayo, el Rojo deberá abonar la segunda cuota de 766.000 dólares (la tercera y última, a fin de año). Si no la paga, podría caer una nueva inhibición de inmediato. 

Por último, aunque en Independiente siempre hay lugar para ingratas sorpresas, figura la deuda con Mazatlán: el conjunto mexicano exige 95 mil dólares por el pase del arquero Sebastián Sosa, quien había arribado a la institución de Avellaneda en 2020 a préstamo y luego, en 2022, se le compró la ficha. 

Fuente: TyC Sports