Un refugio que rescata monos y pumas atraviesa una situación terminal

El Proyecto Carayá, un refugio dedicado al rescate, rehabilitación y conservación de monos y pumas en la provincia de Córdoba, se encuentra en una situación terminal por falta de fondos para poder sostener esta Organización No Gubernamental (ONG).

Se trata del primer y único centro de primates en Argentina y es el hogar de más de 170 monos, pumas, perros y muchos animales más. Este santuario solo es sostenido por la ayuda de voluntarios y con el pago de una entrada de ingreso con la cual se ofrecen visitas guiadas todos los días, de 10 a 18 en temporada de verano e invierno y los sábados, domingos y feriados de 11 a 17, durante temporada baja.

Sin embargo, el refugio viene sufriendo en los últimos meses los embates de la crisis económica que afecta al país y los ingresos fueron mermando hasta exponer el proyecto Carayá a una situación límite, o “terminal” como explicó en un posteo de Facebook, la directora general de la ONG, Alejandra Juárez.

“Nuestro centro se autofinancio estos últimos años, con las visitas no invasivas de públicos, con donantes y con voluntarios extranjeros. Nunca nos pasó esto, de no poder comprar comida. Ni siquiera en pandemia. Nunca nos sobro el dinero pero tampoco había lujos. Los proveedores siempre cobraban. Pero desde hace ya dos semanas la situación fue empeorando hasta que pedí ayuda. Esto no es una ´actividad´ que puedo decir ´nos fundimos´ y cierro las puertas. Es no tener salida”, comenzó diciendo en su posteo de Facebook.

“Hoy puedo decir que gracias a las donaciones los animales comieron. Agradezco de corazón a la gente que nos donó, lo que nos ayudó a comprar para esta semana que paso, los alimentos para los 222 primates (180 monos carayá y 42 monos capuchinos), para 22 pumas, 4 zorros y 3 gatos del monte”, enumeró Juárez.

La directora del refugio también expresó su gratitud al apoyo incondicional que sigue teniendo el Proyecto Carayá, aún cuando cada vez sea más difícil mantenerlo. “Agradezco de corazón a la gente que nos donó, a los proveedores por el aguante, y a las chicas y Germán que trabajan aquí por las garras que ponen”, mencionó.

También agradeció a sus hijas. Una de ellas, terminó haciendo los recintos para los animales rescatados. La otra, fue gestionado las donaciones y avisando cuando se llegaba al monto suficiente para poder adquirir los alimentos necesarios para los monos, pumas, gatos monteses, y zorros.

“Ahora, a pensar en la próxima semana”, se lamentó, al tiempo que advirtió: “Voy a ser nuevamente ´caradura´, porque así me siento en realidad y pongo los datos de nuestra cuenta (para recibir donaciones”.

A la espera de una pronta solución a la crítica situación financiera del proyecto que tiene más de 25 años funcionando en la provincia de Córdoba, Juárez señaló: “Ya desde el Gobierno provincial y el bioparque municipal de Córdoba, están viendo la manera de ayudarnos Pero eso también lleva tiempo y los animales no pueden esperar. A ellos no les puedo explicar (que no hay comida). ¡Que dios nos ayude!”, cerró su posteo.

Fuente: noticias ambientales